Menú gastronómico

 
...los sonidos, los colores, los olores. La quietud, el silencio y el misterio. La luz suave, acogedora. El cielo y la tierra. El juego virtuoso de las sombras y el agua. La grava, las hierbas y las flores. La intimidad de un paisaje. El ciclo inmutable de las estaciones.
Intento relacionar cada instante con la belleza y vivir con intensidad cada momento. Son las pequeñas cosas lo que me llena de felicidad y me acerca a la esencialidad y a una vida plena.
Todo este entorno tiene que hacer posible una cocina de la estacionalidad y del paisaje rural de La Garrotxa; sobria pero esencial; austera y humilde pero intuitiva, íntima y auténtica. Una cocina que debe conseguir ser el reflejo de nuestra manera de ser.
Desde aquí pero con la capacidad de abrirnos al mundo, con la aspiración de alcanzar lo universal a través del espacio de aquello tan íntimo. El esplendor de la naturaleza. La plenitud de la vida.
 

Fina Puigdevall Nogareda

cocina:
Fina Puigdevall Nogareda, chef ** Michelin
Estrella Verde Michelin *
Premio Nacional de Gastronomía
Tres Soles Guía Repsol
The Best Chef Awards Top 100

Martina Puigvert Puigdevall, jefa de cocina
y MichelinYoung Chef Award 2024 *

Carlota Puigvert Puigdevall, jefa de pastelería

sala:
Clara Puigvert Puigdevall, jefa de sala y sommelier
Premio Juli Soler al Talento y Futuro del Vino

espacio:
RCR Arquitectes
Pritzker Architecture Prize

menu degustacio les cols olot

menú degustación

con una mirada contemplativa a nuestro huerto y al gallinero de Casa Horizonte - I+D del restaurante - y basado en los productos que nos ofrece, evocando la estima a la tierra, la cocina sostenible, el alimento no viajado

con productos que acentúan la intimidad del paisaje rural de La Garrotxa y el ciclo inmutable de las estaciones

menú a 165 € (10% IVA incluido)
maridaje de vinos a 65 € (10% IVA incluido)
quesos a 20 € (10% IVA incluido)

Reservar
...los sonidos, los colores, los olores. La quietud, el silencio y el misterio. La luz suave, acogedora. El cielo y la tierra. El juego virtuoso de las sombras y el agua. La grava, las hierbas y las flores. La intimidad de un paisaje. El ciclo inmutable de las estaciones.
Intento relacionar cada instante con la belleza y vivir con intensidad cada momento. Son las pequeñas cosas lo que me llena de felicidad y me acerca a la esencialidad y a una vida plena.
Todo este entorno tiene que hacer posible una cocina de la estacionalidad y del paisaje rural de La Garrotxa; sobria pero esencial; austera y humilde pero intuitiva, íntima y auténtica. Una cocina que debe conseguir ser el reflejo de nuestra manera de ser.
Desde aquí pero con la capacidad de abrirnos al mundo, con la aspiración de alcanzar lo universal a través del espacio de aquello tan íntimo. El esplendor de la naturaleza. La plenitud de la vida.
 

Fina Puigdevall
horizonte
naturaleza viva & mística
copa de cava natura les cols mont-ferrant
de nuestra huerta;
hoja de laurel
bizcocho de hierbas
ortiga
espárrago en tempura de carbón
ramo de judía verde
berenjena lacada
sobrasada vegetal con miel de milflores
patatas guisadas
pipas de girasol
tartaleta de zanahoria
mantequilla vegetal helada
elaborados con una harina ancestral;
arroz de alforfón
lionesa de alforfón y farro
maíz
como signo de hospitalidad;
caldo volcánico de bienvenida,
la tierra, el agua
las mejores del momento;
hojas, hierbas y flores,
aceitunas de tres colores
el caviar de La Garrotxa;
judías de Santa Pau –d.o.p.-,
manitas de cerdo, nabos, aceite de guindilla
de un sutil dulzor;
royale de cebolla,
roscón de Olot, migas de pan, regaliz
de agua dulce;
salpicón de cangrejo de río,
anguila, ancas de rana
milhojas de trucha de río y jamón de bellota,
consomé
del gallinero al plato;
huevo fresco del día,
perrechicos crudos y cocidos, espárragos blancos
contrastes y colores;
tomate de nuestra huerta,
agua de tomate, bloody mary
con la intención de cerrar el círculo;
paletilla y mollejas de cordero,
leche de oveja, lana, romero, tomillo
un pescado salado siempre presente en la cocina de montaña;
lomo, brandada y tripa de bacalao,
espinacas, flor de calabacín
cocinado como una tatin;
pato con peras,
magret, tatin, chantilly de pera, bellota
con el contraste de mermeladas hechas por nosotros;
quesos catalanes, (opcional)
afinados al punto
con fruta confitada;
coca helada,
crema, piñones, granizado de cava
de nuestros árboles frutales;
cerezas,
hueso de cereza, saúco, algarroba
con un lenguaje de hoy;
flor de miel y requesón,
nueces, ratafía
inspirada en la naturaleza;
repostería vegetal
para compartir;
tableta de chocolate,
una evocación al espacio del restaurante
chevron-down